Empresario: profesión de riesgo

mecanico-blog1

No tenemos pasta y hay que cumplir con Bruselas. ¿Qué hacemos? Estrujar al que más tiene para que la suelte. Eso debió pensar Cristóbal Montoro cuando anunció ayer que subirá el impuesto de sociedades (entre otros) para cumplir con el objetivo de déficit marcado por la Unión Europea.

Perdóneme, señor Montoro, pero en España el grueso de las empresas no son Inditex. Los empresarios no van en grandes coches ni tienen grandes casas. No todos visten de traje y corbata. La mayoría de los empresarios de España son profesionales humildes y trabajadores, llevan mono o mandil, están machacados a impuestos y, a duras penas, sostienen una PYME que mantiene a varias familias.

No, señor Montoro, usted no tiene ni idea de lo que es montar una empresa. Pero ni la más remota idea. Por muy economista que sea no sabe lo difícil que es sacar adelante un negocio, con sueldos, seguros sociales, IVA e imprevistos. Las PYMES no entrarán en los números del IBEX 35 pero sí son las que mantienen la economía de este país.

No apriete más, señor Montoro. No apriete más a un segmento que está estigmatizado, señalado como si los dueños de bares, tiendas, fruterías o carnicerías fuesen Amancio Ortega. Ser empresario es muy difícil. Los que han sobrevivido a la crisis, son verdaderos héroes. Otros tantos no han corrido la misma suerte. No complique más las cosas.

Si quiere cumplir con Bruselas, suba el IRPF a las grandes fortunas, persiga el fraude fiscal y persiga a los que evaden impuestos. Esos son los verdaderos insolidarios con los demás.

Ricardo Cañadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Leer entrada anterior
la foto 1
Opinar es gratis

Opinar es gratis. Siempre lo ha sido y esperemos que siempre lo sea. La barra del bar, el patio de...

Cerrar