Sobre las hojas caídas

Empiezo a adentrarme en este bosque. La noche es fiel a lo que me susurró al oído y sigue inmóvil sin perderme de vista. Las hojas de los árboles cubren este camino de otoño y caen al suelo mecidas por un viento que me trae recuerdos, aromas y sensaciones.

Al detenerme a mirar a mi alrededor veo una realidad distinta a la que imaginaba cuando comencé. Este camino es muy diferente al que tenía en mi mente. Es oscuro, sí. Y hace muchísimo frío en esta desgarradora soledad. Giro mi cabeza y veo tu mirada por todas partes. Porque estás presente en todas las cosas. En todo lo que hago. En todo lo que vivo. En mis pensamientos y en mis ilusiones. Y el tiempo se convierte en un enemigo más grande que mis miedos. Porque no hay nada que me dé más miedo que el tiempo sin ti.

Pero incluso en la oscuridad puedo distinguir algunos colores que me llenan de aliento. El verde de la esperanza predomina entre las sombras que me acechan. Un verde que me lleva a enfrentarme a todos los errores y fracasos. Que me lleva a enfrentarme a mí mismo con honestidad, ilusión y una valentía que, posiblemente, estén aflorando de verdad por primera vez.

Incluso el viento bate con fuerza una sinfonía que me ayuda a caminar, sabiendo que no habrá horizonte si no acaban las sombras. No llegaré a mi destino si no suelto todas las piedras en esta senda. No me permitiré ese lujo. Cojo aire y respiro hondo.

Adelante. Hay que seguir adelante. Miro la brújula de mi bolsillo y tu sonrisa me da la seguridad de que voy por el buen camino. Ahora sí. Tan sólo espero que no sea tarde, aunque dicen que nunca es tarde. Mi norte resplandece cuando te pienso. Será difícil soportar el paso del tiempo que araña mi interior. Tan sólo mi convicción, mi determinación y mi fe, me mantendrán despierto para no volver a cerrar los ojos a la realidad. Nunca más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Leer entrada anterior
Comenzando a caminar

Ya ha comenzado el camino. Es difícil hacerlo cuando todo está tan oscuro. Cuando hace frío y pesan las botas....

Cerrar